Es Usted una persona SEGURA o INSEGURA

Si Usted se ha sentido interesado en leer este artículo en este momento, podríamos decir que quizá tiene interés en su Seguridad o en la de sus trabajadores. Y si le preguntásemos si quiere que su gente trabaje con Seguridad y que su lugar de trabajo sea seguro, lo más probable es que su respuesta sea “sí”. Ahora, le hacemos otra pregunta: ¿Con qué frecuencia piensa Usted en Seguridad cuando hace las cosas?  Quizá, aquí la respuesta no sea un rotundo “SIEMPRE”, sino que incluso, más de uno responda “CASI NUNCA” o “NUNCA”.

Sabemos, que hasta un 98% de accidentes (Pirámide de la accidentalidad Bird y Fernandez) se debe a fallas de los seres humanos, más que a aspectos de corte técnico. El otro 2% suele estar más enfocado en aspectos tales como la gestión de la propia empresa, orden, limpieza, el funcionamiento de los equipos, y posiblemente por temas más de estructura de corte organizacional (técnico) que complementa a hacer seguridad. 

 

Y, sin embargo, aún podríamos decir que en ese pequeño porcentaje restante también estaría incluido el técnico o profesional que debe revisar, reportar, mantener, etc. De manera que, directa o indirectamente, el factor humano está presente en toda la gestión relacionada con la seguridad.

 

Este abrumador porcentaje nos lleva a poner el foco de la seguridad allí donde esta se activa: la persona. La performance de un ser humano en su día a día, es una compleja interacción de diversos factores que tienen que ver con el aprendizaje, la cultura, la experiencia, rasgos de personalidad, actitudes y comportamientos. Y es, precisamente, en estos dos últimos aspectos donde debemos trabajar el tema de la seguridad. Es decir, no solamente qué hace el sujeto –o qué deja de hacer- sino, y lo más importante, por qué hace lo que hace –o lo que deja de hacer. Esto es, ¿cuáles son las razones “invisibles” al ojo humano que lo llevan a actuar de esa forma? O, dicho de manera diferente, ¿qué hace que esta persona sea insegura o –por qué no- segura?

Y hay  algo más: ¿qué hace que las personas “quieran” hacer seguridad? Este importante análisis se refiere a un factor motivacional que toda organización debe tener en cuenta, cuando se quiere instaurar la seguridad.

 

Las personas no nacemos siendo seguras, ni siquiera teniendo conciencia de seguridad. Esto se va aprendiendo e interiorizando poco a poco, hasta que deje de ser “algo que debo hacer” para ser algo “que quiero hacer” e introyectar “que debo hacerlo”. ¿Notó que, párrafos arriba, le preguntábamos de manera abierta,  ¿Con qué frecuencia piensa Usted en Seguridad cuando hace las cosas?, sin circunscribirla a un ámbito concreto y específico como el laboral? Y es que la seguridad es un VALOR transversal a todas las actividades de nuestra vida, aun cuando descansamos o nadie nos ve. La seguridad es un tema de 24 horas del día, en la cual todos los ambientes y/o situaciones donde actuemos, tienen un peso de importancia para accionar nuestra  seguridad.

¿Las personas somos seguras? Quizá no lo seamos todo lo que quisiéramos. Sin embargo, la buena noticia es que las personas podemos aprender a ser seguros y, por ende, a hacer seguridad. Por ello, una reflexión interesante es  entender que debemos comenzar mirando la propia actitud y comportamientos que solemos  tener, así como tomar conciencia de qué me ayuda / me impide ser más seguro, o aprender más seguridad. Una actitud más abierta hacía usted mismo, facilitará incorporar nuevos aprendizajes. Piense usted que SIEMPRE es un buen momento.  

 

Mg. Larissa Bálsamo